Historias del Lago y otras yerbas

Sin mantenimiento, como las demás, la calle Uno, la principal y orgullo de los laguneros está llena de cráteres al largo de su extensión, que va de la planta de OSE hasta la orilla del Lagpo, cerca de ochocientos metros. Sin ofrecer otra alternativa pasatiempo, la “Uno”, es la vía bitumizada preferida por moradores y cientos de visitantes en los finales de semana, para hacer una espécie de “footing” en “coches” paseo, tomando mate, en constante va y viene. Lo mismo pasa con la calle paralela, la “3”, segunda más importante. También ocurre con la “doble-vía”, donde se ubica el “Palacito de Verano” de la Intendencia. Si esta bajo los ojos del dueño temprario, el intendente, no cuidan, imaginen las otras. Eso es el balneario “tarjeta departamental” que tenemos.

 

HAY GENTE QUE NO QUIERE QUE CAMBIE QUE EL BALNEARIO DEJE DE SER MERÍN

Quien nunca escuchó alguna cabeza merín, de pocas luces, repitir como loro el frágil, intensional y falso argumento usado (hace mucho) por incapaces administradores del balneario tarjeta, certificado ? Como no percibe que se trata de algo implantado con el claro y inconfesable objetivo de no hacer nada, o mucho poco, una forma de no asumir la responsabilidad, el compromiso, la obligación, el deber que tienen con los vecinos, con la localidad. A final, quien es esa fuerza oculta tan poderosa que interfiere, decide el destino para mantener el Merín prisionero del atraso, sin presente, sin ninguna perspectiva de un futuro mejor y lo que es peor, mal tratado, en situación de indigencia, de relajo, bien al gusto de los gestores. No querer que se transforme en un lugar megalómano es algo plausible, coherente, aceptable y no tiene nada a ver con las pésimas condiciones a que está tirado por quien corresponde, sin proporcionar un mínimo de dignidad, de infraestructura, calidad de vida para los tercos residentes, ciudadadanos sobreviventes, y corajosos visitantes que aún teman en nos visitar. Como esos “fantasmas” que se oponen a todo y nada hacen, sino asustar, en tiempo alguno pensaron que los laguneros podrían disfructar de esta naturaleza privilegiada como seres humanos de verdad, con algún conforto, merecedor de respeto ? No se puede concordar con la inocencia útil, con el uso de la gente para fines inconfiesos. Esa história fantástica, fuera de la realidad, de que “hay gente que no quiere” es tal cual la misma que la pobreza de espírito reitera cuando oonfrontada, sin tener argumento: ” es lo que hay … lo que tenemos “. Por acaso no podremos tener más ? Más dedicación, atención, todo más del Poder Público que está de espalda, que se mostra insensible, omiso, sin ganas, sin calificación, que nos ofrece todo a menos en cambio del sacrificio, de impuestos a más, que no retornan para beneficiar en tejido social. Como aceptar tanta falacia grotesca, bobadas como – ” en el Lago nada hacen por que todos son comOnistas “. Ni parece que los comOnistas, como dicen aquí, están a más de una década en el Poder. Que hicieron por el Lago Merín ? Y sus adversarios, los orgullosos nacionalistas ? … hay que esperar que lleguen al poder nacional … olvidar que manejan el departamento, de motocicleta y sin casco. Y así vamos, de cuento en cuento el tiempo pasa, de cinco en cinco años vuelven, con la misma cara sucia, sin enrojecer, la nariz de pinocho, a pedir voto de confianza y renovar ilusiones, más mentiras y promesas para no ser cumplidas.

 

Rio Branco: cortitas del Municipio
Rio Branco: llamado a interesados para explotación comercial de quiosco situado en El Remanso

Comentarios