Historias del Lago: Sin incentivo nadie invierte

El descaso y la total falta de apoyo de los gestores son factores desestimulantes a emprendedor cualquiera en balneario Lago Merin, lo que hace con que se mantenga estagnado, paralizado y  se achicando cada vez más, a cada año.

De que le vale tener el título de segunda mayor reserva de aguas dulces del planeta, del mayor balneario del departamento de Cerro Largo, de poseer clasificación internacional en razón de sus aguas puras, clima saludable y medicinal, si es visible el desinterés  de los gobiernos en invertir, crear condiciones mínimas, infraestructura adecuada al bienestar de los veraneantes,  promocionarlo como opción turística de descanso, lazer y de ingreso de divisas a partir de la frontera. De transformar en un balneario de verdad dentro de un concepto turístico actual, moderno, compatible con las necesidades que buscan los visitantes.
Al inverso de facilitar proporcionar condiciones, apoyo, todo es dificultado dentro de una visión estereotipada, sin suficiente alcance de las potencialidades que el Lago ofrece, y centrado en una nefasta ''burrocracia'', que en nada contribuye. 
Tenemos el caso Rafael Carnales, un pescador artesanal, que quedo conocido como ''pescador de monstruos'' cuando, el año pasado, encontró los fósiles de animales pré-históricos en el fondo del Lago. Un visionário del  desarrollo y transformación de esta cuenca perdida y abandonada a su propia suerte en medio del campo y arroceras, y que no condice, en la realidad, con la clasificación de planta urbana.
Rafael hace mucho viene proponiendo, tentando convencer las ''autoridades'' para que posibiliten la  implantación  de una línea de barcos de paseo por la Laguna y Río Tacuari, ''barco'', no bote, aclaro para que entiendan.  Todo queda embargado, no anda y se detiene, siempre,  en la falta de interés de parte de los que deberían ser los más interesados en hacer algo por ese Merin balneario, que, sin esperanza, vislumbra poco futuro por adelante.
El pescador tiene un barco en vista con capacidad para 28 personas, pero como va a comprar, invertir si no tiene garantías ni de que van a autorizar la navegación. ¿Dónde anda el turismo municipal, departamental que no ve esto?
 
 
Laguna Merin: El gimnasio al aire libre es un hecho
Policiales: Accidentes de transito fatales y otros

Comentarios