Lago Merin: Un lago para nadar y pescar

Se mira por las calles de la ''Capital,'' donde quiera que se vaya, miles y miles de bloques de  adoquines de hormigón. Es una buena señal de que los  ''rompe-coches''  polvorientos de nuestra risueña metrópolis, finalmente van a ser agraciados,

recibir la urbanización adecuada a su importancia y relevo.
Es una hazaña historica para las generaciones del presente y del futuro.  Merece las más calurosas manifestaciones de regocijo, elogios y agradecimientos.
Llegó la vez de la antigua y primera Villa de San Servando de los años 1831, que después se llamó Villa Artigas en homenaje a nuestro Prócer. Importante por su aduana, por donde pasaban las mercaderías que venían de Europa y de Brasil para toda región. Aún sigue en pie, resiste heroica al tiempo voraz, impiedoso, la Casa da Aduana.
Mirar los adoquines, en número incontable, a mi me pareció bárbaro. Ocurre, que no soy ''capitalista'', no vivo en la Capital. Me ubico en un pequeño, pobre y olvidado balneario que no se sabe por qué pertenece a su jurisdicción, y que llaman de Lago Merin, porque  no crece nunca, ni  en las crecientes.
En cuanto la capital parece que va a ganar nuevos horizontes, nuevos aires, nuevos rumbos, el Lago ''nada''.
Entonces, llego a la conclusión y  creo que muchos deben preguntar:  ¿ qué queremos nosotros ?  
A final, el Lago Merin,  sólo sirve  para nadar y pescar. No tiene otra finalidad.

 

Cerro Largo: Proyecto de Telemedicina
Laguna Merin: Asamblea polemica, para variar...

Comentarios