Melo: mató a su esposa de tres disparos y se suicidó

La pareja, que estaba separada hacía dos meses, tenía dos hijas: una de 20 años y la otra de 15.

Un nuevo caso de femicidio se registró el viernes en Melo. Javier Cuello Reyes (45) mató a su esposa, Eva Reyes (44), de tres disparos y luego se quitó la vida. La pareja llevaba dos meses separada y tenía dos hijas: una de 20 años y la otra de 15. El homicida utilizó un revólver calibre 22, el mismo con el que luego se autoeliminó.

Eva vivía sola desde que se había producido la separación. La menor de sus hijas lo hacía con el padre. La otra joven ya se había independizado. La mujer había alquilado una casa para alejarse de su marido, con quien estaba casada hacía 24 años.

El dueño de la vivienda donde residía la mujer, que vive al lado, fue quien encontró su cuerpo. Sintió ruidos, “como que alguien golpeara tres veces”, se asomó afuera y vio que una persona en moto se alejaba de la propiedad. Logró identificarlo como el esposo. Enseguida se acercó a la puerta y comenzó a llamarla. “No salió y entré a la casa. La encontré en el suelo y llamé de inmediato a la Policía”, dijo el hombre a El País.

El vecino reconoció que el matrimonio tenía conflictos y que, la víctima, le había manifestado que tenía “mucho miedo” de que su ex pareja se suicidara a causa de la separación. “El hombre, en los dos meses que estuvieron separados, vino tres veces a la casa y en una de esas visitas le llevó una computadora. El martes le entregó un documento a ella en el que decía que ya no tenía derecho a nada, que todo lo que habían comprado era de él”. Eso preocupó a la mujer que le dijo al propietario de su casa que no iba a poder pagarle el alquiler.

“Yo le dije que no se preocupara y al otro día, el miércoles, ella fue a hablar con su abogado y regresó contenta porque le había dicho que, cuando se divorciara, le pertenecía la mitad de los bienes”, agregó. El vecino dijo que la mujer quería conseguir un trabajo, pero su esposo no la dejaba.

Apenas la Policía llegó al lugar se constató el fallecimiento de Eva. Enseguida salieron en búsqueda del hombre, principal sospechoso tras la declaración del dueño de la casa donde ocurrió el asesinato.

Poco después, la Policía recibió una llamada de que una persona que pasaba por el puente del Paso de la Cruz, en las afueras de Melo, había encontrado el cadáver de un hombre.

Los efectivos fueron al lugar y constataron que se trataba de Cuello, quien se había atado a la baranda para luego quitarse la vida de un disparo.

 

Fuente y fotografía: El País

 

Remiten a la cárcel a hija del jefe de Policía de Cerro Largo por encubrimiento de rapiña
Cerro Largo: cortitas del Departamento

Comentarios