Historias del Lago: en mayo se cumplirán 10 años de hallazgo de campana nazi

Año que viene cumple diez años que fue encontrada en la Capilla Stella Maris, del Lago Merín, una campana que posiblemente haya pertenecido al acorazado nazi Graf Spee. Hacía dos años que que la campana estaba trancada y no la podian hacer sonar. Una persona preguntó si yo me animara a conseguir una escalera doble y subir hasta la torre. Lo que encontré fue una campana con una inscripción nada eclesiástica: PS Graf Spee 1939 de un lado y un águila en un sello redondo aferrada como a dos plantas, que es un simbolo característico del Tercer Reich. Estaba conmigo en la oportunidad el lagunero Alejandro Márquez, a quien dije: mira lo que está escrito acá, ¿ conoces la historia del barco alemán que se batió con fragatas inglesas y que buscó abrigo en el puerto de Montevideo y le dieron 72 horas para arreglar el motor y zarpar, y que la tripulación desembarcó y el capitán Landsdorf lo hizo estrallar en medio del río de la Plata frente a la ciudad ? Fue cuando nos dimos cuenta que se trataba de una pieza del del famoso acorazado y que la campana tenía valor histórico, cultural y monetario.

El parróco en la época, Jorge Osorio quedó sorprendido con el hallazgo y las inscripciones y dijo desconocer de que forma la campana pudo haber llegado a coronar el campanario de la capilla. Según consta, através de recibo, la campana nazi se encuentra hoy custodiada en el obispado de Melo, es una pieza en bronze, de unos 25 centimentos de alto. Las iniciale PS es la breviatura de «Panzer Ship».

Un otro detalle que surgió es que hacía más de 20 años el sacerdote Francisco Furtado, conocido como «padre Pancho» dio a conocer que tenía una campana que podría pertenecer al Graf Spee. Eso dato fue publicado en Diario Mundocollor. El padre Pancho comentó que la campana habría llegado a sus manos luego de una campaña de de reecolección de articulos para rematar a beneficio de las obras sociales que realizaba.

En Lago Merín se recordaba a un alemán que llegó en año 1940 a instalarse. Decía de sí, que era un desertor del ejército. En plena segunda guerra mundial construyó lo que los lugareños describen como un «pequeño castillo» ubicado en el punto más alto del balneario. En cuanto espera que el obispado decida lo que va hacer con el misterioso objeto nazi – «si original o réplica», la capilla del Merín, necesita y sigue sin tener una campana para llamar los fiéles para las misas. ¿ Quien sabe un museo o colecionador particular tenga interés en cambiar por una otra de mayor dimensión ?

<<* Diario El País – Ciudades – *Juan Antonio Motta Lago Merín – *Hilton Mestre – Cerro Largo – mayo 2008>>

 

Diputado Yurramendi: “estamos de acuerdo con la creación del municipio Lago Merin”
Rio Branco: cortitas del Municipio

Comentarios