Brasileños anticipan la temporada de verano en Balneario Lago Merin

Cientos de Brasileños disfrutan de la playa uruguaya. Aunque la tradición parece ser a la inversa, debido las coloridas playas de Brasil el domingo pasado hubo una fuerte presencia de turistas brasileños en el balneario,

quienes aprovechando la cercanía entre la ciudad de Yaguarón con Lago Merín, distante a unos 22 kilómetros, cruzan hacia Uruguay para disfrutar de las finas y doradas arenas y del agua dulce del balneario.

También hay grupos de brasileños que cruzan el puente Mauá y toman los ómnibus que realizan las frecuencias diarias hacia la zona balnearia. Además del público extranjero asisten al Lago Merín muchos habitantes de Río Branco y otro tanto de la capital arachana. Para los vecinos de Melo, pese a la distancia, todos los fines de semana es importante el éxodo de familias enteras que viajan. En tal sentido, el Ministerio del Interior ya comenzó a realizar los controles con la presencia de la Policía Caminera y controles de ruta por parte de efectivos policiales de las Seccionales terceras y dieciséis. Se iniciaron los primeros controles en las rutas además de la prevención de delitos, para lo cual se reforzó el número de efectivos para cumplir con la tarea.

Este año hay menos costa que los anteriores. De hecho, el pasado fin de semana los veraneantes debieron hacer playa sobre bolsas de arena que en el mes de noviembre debieron ser colocadas como contención para evitar el desmoronamiento de las viviendas que rodean el balneario. La caída de materiales fue producido tras una fuerte lluvia y el oleaje que golpeó fuertemente llevándose cimientos, médanos, columnas y todo lo que encontró por el camino. Pese a que ya ha transcurrido más de un mes del episodio, el nivel de las aguas sigue alto por lo que la zona de arena se vio disminuida. Los vecinos que tienen sus fincas sobre la costa mostraron los daños causados por el agua, provocando desmoronamiento de barrancas, de los médanos, muros y paredes de muchas de las propiedades.

Los vecinos aún siguen viendo con preocupación que las aguas no vuelven a la normalidad y haya poca área de playa, las perspectivas no son buenas ya que el río Yaguarón sigue crecido, al igual que el Tacuarí y el Cebollatí que siguen aportando un caudal de agua importante a la Laguna Merín.

Seguimiento tras la crecida. Las intensas lluvias pasadas hicieron que aumentara el nivel de la laguna y el viento provocó un oleaje importante, haciendo que las aguas golpearan sobre la costa y afectando los muros de las casas, que debieron ser apuntalados con bolsas de arena. Desde entonces las autoridades de Prefectura de Río Branco realizan un seguimiento especial junto a funcionarios municipales.

 

El Profesional

 

Rio Branco: cortitas del Municipio
Historias del Lago y otras yerbas

Comentarios